¿LOS PINCELES CON DEPÓSITO DE AGUA SON PARA MÍ?

0 comentarios

Los pinceles con depósito de agua surgieron como una alternativa práctica y moderna que combina las propiedades de un pincel tradicional y un recipiente con agua. Al tener un depósito de agua incorporado podemos aprovecharlo a nuestro favor para limpiar sus cerdas fácilmente sin necesidad de contenedores adicionales. Lo que quiere decir que es perfecto para llevar a todos lados. 


Lo encuentras en diferentes marcas como Pentel, Kuretake y Miya, en forma redonda y plana y en 3 tamaños de puntas. Si bien no vienen en tanta variedad de formas y tamaños como los pinceles tradicionales, tienen muchas ventajas para quienes les gusta tener siempre a la mano sus materiales de arte, llevarlos a todos lados y aprovechar cada momento haciendo lo que más aman: pintar.


¿Cuáles son sus ventajas?

  • Control de agua: Puedes regular con cuánta agua deseas trabajar en el momento. Esto se logra controlando la presión que se ejerce sobre el depósito de agua. 
  • Igual para viajes o pintar fuera de casa: Si sientes una chispa de inspiración y deseas plasmarla en tu bitácora. Solo necesitas depositar un poco de agua en el pincel, acuarelas o tintas, papel y listo. Incluso puedes llevar el pincel ya cargado de agua y así evitas buscar agua en el momento.

 

  • Cómodos:  La suavidad de las cerdas permiten que puedas extender, suavizar o difuminar los colores de manera práctica y sencilla. 
  • Seguros: Viene con una tapa para proteger la punta del pincel, así no se deforma la punta. También evita que pueda derramarse líquido, si es que el depósito del pincel está lleno y se presiona sin querer.

 

¿Y sus desventajas? 

Su principal desventaja son los pocos modelos de puntas a comparación de los pinceles tradicionales.

Por ello, si deseas hacer un trazo o detalle específico, su proceso será algo difícil de lograr.

 

Pero no hay que desanimarse💪. 

Siguen siendo prácticos para pintar y en este blog te daremos una breve guía básica para su uso:

Primero: Cuando quieras usarlo, desenrosca el depósito en sentido antihorario hasta desmontar en dos el pincel.

 

Segundo: Llena el depósito con agua, puedes ayudarte de un gotero y así evitar derrames.

 

 

Tercero: Para cerrarlo solo debes girar en sentido horario el depósito hasta que el pincel de agua vuelva a ser una sola pieza. Asegúralo para evitar accidentes y listo.

 

Para comenzar a pintar, presiona un poquito el depósito para que el agua empiece a recorrer por su interior hasta llegar a humedecer la base de las cerdas del pincel. Esperas algunos segundos a que las cerdas se humedezcan y puedes comenzar a pintar.

Incluso puedes humedecer tus acuarelas con el agua que gotea del pincel.


¿Qué te parecen los pinceles de agua?

Esperamos que estos pinceles te acompañen en tu próximo viaje y que te diviertas descubriendo esta nueva herramienta.   





Dejar un comentario

Todos los comentarios del blog se verifican antes de su publicación.
You have successfully subscribed!
This email has been registered